AENA: LOS TRABAJADORES HEMOS ESTADO 790 DIAS SIN JORNADA FLEXIBLE NI ASUNTOS PROPIOS POR HORAS

27 oct. 2015

Condiciones del Seguro de Vehículos de AENA/Enaire en Barajas (II)

Este artículo pretende ser una continuación de uno publicado anteriormente, lo podéis ver aquí: Condiciones del Seguro de Vehículos de AENA/Enaire en Barajas (I)
Comencemos por la pregunta  4: ¿Es cierto que si se sale por una razón justificada con un vehículo de AENA/Enaire que tenga luces anticolisión puede ser multado por la Policía o Guardia Civil?, en caso afirmativo, ¿quién se hace cargo de la multa?
Pues bien, hasta ahora dependía del criterio de la Autoridad Competente el establecer si un vehículo dotado de luces anticolisión debía ser guiado por un conductor con el  permiso BTP (el permiso “B” con la acepción de Transporte Público, antiguamente el “B2”) o no; pudiendo ser sancionado el conductor si no disponía de dicho permiso.
Pero hace unos días, la DGT ha eliminado (aunque aún está en trámite) el permiso BTP como requisito para llevar vehículos prioritarios. Ver enlace:  DGT suprime el permiso BTP
Así que, en principio, no debería haber problema para salir fuera del recinto aeroportuario con un vehículo que tenga luces anticolisión cuando se disponga del permiso “B” de conducir.
El resto de preguntas que se hacen los compañeros no tienen una respuesta tan fácil. Veamos:
Del artículo 115 de la Ley General de la Seguridad Social (Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio), en su apartado 2 a), se deduce el concepto de accidente “en misión” como: “aquel que se produce durante la jornada laboral por motivos de trabajo (transporte de mercancías, transporte de pasajeros, desplazamientos de representación o comerciales, etc.). Tendrán la consideración de accidentes de trabajo en misión los ocurridos con ocasión del trabajo, aunque se trate del cumplimiento de tareas distintas a las habituales, sin restricción o reserva al horario normal de la actividad, y aunque el lugar en que se está por razón de la actividad no sea el centro de trabajo habitual”.
A modo de ejemplo, en el año 2.009 hubo 2.723.080 jornadas no trabajadas, 1.996.156 por accidentes in itinere y 726.924 por accidentes en jornada de trabajo en el centro y en misión. Por lo que la protección frente a los accidentes de tráfico debe abordarse también desde las empresas, no limitándose únicamente al cumplimiento formal de un conjunto predeterminado de deberes y obligaciones empresariales recogidos en la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales (LPRL).
Cuando un empresario pone a disposición de los trabajadores vehículos de empresa, puede suceder que “el coche de empresa” se pueda utilizar, con la autorización pertinente, como vehículo de uso particular. ¿Y cómo sé si puedo usar así el coche de mi empresa? Fácil; en la nómina del trabajador figurará, como retribución en especie, el vehículo de empresa (como pasa con los cheques-comida o el seguro médico privado) y tributará de la forma preceptiva.
Pero no es el caso de la mayoría de los trabajadores de AENA/ENIARE donde el vehículo de empresa es una herramienta más que se usa durante la jornada laboral. A este respecto hay que destacar que NO SE PUDEN USAR los vehículos de empresa para un uso particular si no se ha autorizado previamente para ello, pudiendo ser causa de despido. A efectos ilustrativos, podemos leer un resumen de una sentencia:
"se colige sin ningún género de dudas que el actor estaba haciendo un uso no autorizado del vehículo con fines particulares, abundando en la anterior conclusión, que su vehículo particular se encontraba en el taller (Hecho Probado Decimoséptimo), por lo que acreditado el incumplimiento alegado por el empresario en su notificación extintiva, este es determinante a criterio de la Sala, de un manifiesto abuso de confianza en el desempeño de las funciones encomendadas, expresamente tipificado en el art. 35.3 del Convenio Colectivo del sector de comercio del metal (Resolución de 25 de febrero de 2002, de la Dirección General de Trabajo de la Consejería de Trabajo, BOCM 80/2002 de 05/04/2002), como falta muy grave, que lleva aparejada la sanción de rescisión del contrato de trabajo, conforme se establece en el art. 37 del citado Convenio".
¿Quién puede conducir los vehículos de empresa?
El artículo 102.2 d) de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres establece como condición de los Transportes Privados Complementarios que: “Los vehículos deben ir en todo caso conducidos por el personal propio de la empresa o establecimiento”.
A su vez, el artículo 157.c del Reglamento de Ordenación de los Transportes Terrestres establece respecto a los Transportes Privados Complementarios que: “Los vehículos deberán ser conducidos por el titular de la empresa o por personas de él dependientes, acreditándose esta relación mediante la correspondiente documentación de contratación laboral y de afiliación a la Seguridad Social”.
Por lo tanto es obligatorio llevar algún tipo de documento que acredite la relación entre el conductor y la empresa.
En cuanto a los acompañantes, ni la LOTT ni el ROTT hacen mención al respecto, aunque hay que aclarar que, en el caso de un accidente, las compañías de seguros NO SUELEN hacerse cargo de los daños ocasionados a los acompañantes cuando éstos no pertenecen a la empresa titular del vehículo. En más en algunas empresas NO ESTÁ PERMITIDO llevar a ningún acompañante que no pertenezca  a la empresa o grupo empresarial.

Pero si por cualquier circunstancia es necesario llevar en el vehículo de empresa a una persona ajena a la misma, es conveniente contar, al menos, con la autorización correspondiente firmada por el responsable de la empresa. De esta manera nos aseguraremos quedar exentos de responsabilidad en caso de un accidente.

AENA/ENAIRE CONDENADAS AL DESGUACE POR EXTERNALIZACION

AENA/ENAIRE CONDENADAS AL DESGUACE POR EXTERNALIZACION